Series

El día de mañana

No es el nombre de una peli de ciencia ficción sino el de la nueva serie que se puede ver en Movistar Zero y que me ha robada el corazón. Se trata de un proyecto dirigido por Mariano Barroso  y basada en la novela del mismo nombre de Ignacio Martínez de Pisón(editada por Seix Barral). Oriol Pla, Aura Garrido, Jesús Carroza y Karra Elejalde son los protagonistas de esta serie de 6 episodios que cuenta la historia de Justo Gil, magistralmente interpretado por Oriol Pla. Cuidado con este nombre porque yo creo que es uno de los mejores actores españoles de la actualidad. Bueno volviendo al argumento de la serie, narra las peripecias de Justo que llega como inmigrante a la Barcelona de los años 60. Allí entabla relación de amor con Carme (Aura Garrido) y con el policía Mateo Moreno que lo introduce en el mundo del espionaje.

El día de mañana es una serie de personajes perdidos en una Barcelona que vive la posguerra más dura dominada por el franquismo. Podría ser una historia de perdedores porque, en realidad, todos ellos pierden por el camino pero Justo y su mirada optimista lo aguanta todo. Ha estado la gran sorpresa de la temporada y su factura de producción permite equipararla a las series de la BBC. No tiene nada que envidiar, además la presentación en 6 capítulos de casi una hora se asemeja totalmente al formato británico.

Con sus aciertos y sus errores porque también los tiene (los personajes entran muy fuertes pero la historia se ralentiza a partir del capítulo 4) creo que es una serie que se tiene que ver y exportar a través de plataformas como las de Netflix. Calidad y buena acogida del público no tienen por qué ir reñidas: ahí están la reciente Fariña o, con parecidos con la que aquí nos atañe, El tiempo entre costuras.

Larga vida a las buenas series!!

Anuncios
Pel.lícules

La forma del agua, un cuento de hadas?

Creo que formo parte del reducido grupo de espectadores que no se ha deleitado con “La forma del agua” de Guillermo del Toro. Pero me voy a explicar, que no a justificar.

La fábula de amor anfibio presentada por del Toro contiene un gran mensaje que llega a todos los niveles y es que las personas excluidas de una sociedad dominada por las cosas bellas también pueden y se enamoran “a lo bestia”. Precisamente uno de los protagonistas de esta historia de amor es un “monstruo” que sólo puede vivir en el agua y que es salvado tanto a nivel físico como emocional por Elisa, una chica de la limpieza muda y con pocos amigos. Brillantemente interpretada por Sally Hawkins, esta joven vive en un diminuto apartamento de estética Amélie pero mucho menos naïf.

michael-shannon-sally-hawkins-y-octavia-spencer-en-la-forma-del-agua-fox

Con la Guerra Fría de escenario, en el laboratorio donde trabaja Elisa llega la extraña criatura, una especie de hombre anfibio similar al monstruo de la laguna, un proyecto secreto con el que el Gobierno pretende adelantar a los rusos en la carrera armamentística. A cargo del experimento está el agente Strickland, Michael Shannon. Pura encarnación del hombre autoritario: engreído, misógino, violento y poco dado a escuchar a los demás. E, ironías de la vida en un laboratorio de máxima seguridad también se tiene que limpiar y ahí es donde Elisa entra en contacto con el monstruo. También es donde empieza una historia de amor y sexo (sí señores, Del Toro no se corta a la hora de mostrar el apareamiento de un humano y un anfibio) que se convierte en algo poco visto hasta ahora.

laformadelagua-900x485

Pero el quid de la película y hacia donde deriva toda la historia es en el acercamiento de estos personajes, primero a través de la curiosidad y luego más allá del raciocinio. El director, muy acostumbrado a las películas de fantasía y ciencia ficción, ahonda más en los sentimientos de la pareja. Se trata de un film más cercano a “El laberinto del fauno” o de “La Cumbre Escarlata” que a “Hellboy“, por ejemplo.

Ganadora en los festivales de Venecia, Toronto, Globos de Oro a mejor director y banda sonora y nominada a 13 oscars,  La forma del agua acaba siendo un cuento entrañable y melancólico, bien rodado pero excesivo en metraje.

Pel.lícules

Manchester frente al mar

Debo confesar que la película de Lonnergan no era una de mis prioridades si se refiere a ver films nominados a los Óscar. Pues me equivocaba. Que drama más bien dirigido e interpretado por Casey Affleck y Lucas Hedges. Es muy interesante la dinámica que se establece entre estos dos personajes condenados a compartir un tiempo de sus vidas que no es el mejor que han vivido. Aunque el film empieza de forma muy tradicional (con algun toque de telefilm de domingo por la tarde) el drama va in crescendo a medida que vas conociendo el pasado de los personajes.

Lee Chandler es un hombre que parece habitar este mundo sin un motivo más que el hecho de seguir respirando (como un muerto en vida) y que a partir de la muerte de su hermano recibe nuevos golpes de la vida sin que en ningún momento logre dejar atrás uno que cambió su existencia para siempre.

Me encanta el hecho de que el director y el guión no se regodean en las miserias de los personajes sino que muestran lo que hay. La naturalidad de los dos hombres para aceptar la muerte es un preludio para entender que se cuece detrás de esas miserias.  Habrà quien califique este film de lento pero yo creo que el director sabe administrar muy bien los tempos para que sea el espectador el que vaya descubriendo y asimilando lo que le ha pasado al protagonista.

En definitiva, ‘Manchester frente al mar’ es una película espléndida, un drama muy poderoso en el que también hay cierto espacio para el humor y donde sus actores realizan un trabajo impresionante. Mención aparte la de Michelle Williams, nominada al Oscar por un papel demasiado corto en la película. Con todo, no le llega para ser la mejor de las aspirantes al Oscar de este año, pero sí para ocupar otro lugar.

manchester